Foradia

Están nerviosos, son Cobardes

per Jordi Sedano

Jordi Sedano./

Al grano Sancho que el sol aprieta…”. Cobardes, sois unos cobardes. La palabra lealtad os es tan ajena a algunos que seríais capaces de escribirla con “h” intercalada. Lucía Granados, con claridad meridiana, os ha definido como nadie: poco amantes del trabajo, amigos del pesebre y siempre al sol que más calienta. Tiene toda la razón Lucía: nunca el P.P. de Alcoy cayó tan bajo y algunos personajes llegaron tan alto. Los afiliados del P.P. a quienes tanto admiro y añoro no se merecen esta gente. Es, simplemente, un cobarde quien ataca a una persona como Lucía Granados por decir la pura verdad y por guiarse por valores que algunos no han conocido jamás. Lucía es una de las concejales mejor preparadas intelectualmente y con mayor capacidad de trabajo que he tenido en estos años de Gobierno. Cobardes, no por traicionarme a mí y difamar a una concejal que os ha retratado tal como sois, sino por traicionar la ilusión de cientos de afiliados y la de miles de alcoyanos que confiaron en nosotros.

Cobardes, especialmente por esconderse, en un tema tan importante para el futuro de Alcoy como lo es la gestión para expropiar los terrenos limítrofes del Boulevard. No sólo por  esconderse de su propia gestión, sino por trasladar la responsabilidad a otros compañeros de su propio grupo.

Patéticas y esclarecedoras las vergonzosas declaraciones del lastimoso emisario de Fernando Pastor,  que en lugar de asumir sus responsabilidades de gestión con honor y orgullo, pues son muchísimos los proyectos que hemos hecho en estos años en Alcoy, sólo se le ocurre tirar balones fuera y culpar a otros de una gestión que además de necesaria ha sido la correcta. Las expropiaciones se hicieron en el año 2001, pero lo de menos es si era Fernando Pastor el concejal; lo grave, es que este concejal  pase su responsabilidad a otros miembros de su actual grupo político. La expropiación del Boulevard está muy bien hecha, era muy necesaria y además se ha hecho en base a valoraciones impecables, como siempre, de los técnicos municipales.

José Sanus planificó el Boulevard y era necesario. Los gobiernos del P.P. hemos continuado expropiando e iniciando por fases el Boulevard, y espero que Antonio Francés, cuando sea posible y la situación económica mejore, también siga expropiando y ejecutando, en un futuro, el Boulevard porque es un proyecto fundamental para Alcoy. Fernando Pastor y algunos de los suyos no pueden renegar ni de sus orígenes ni de su propia gestión. Yo jamás renunciaré a nada de lo que he hecho con honradez y con responsabilidad. Jamás renunciaré de lo que he hecho con acierto, ni de aquello en lo que no haya acertado tanto. Por eso, además de no ser un corrupto, algo que abunda en demasía en política, tampoco soy ni seré nunca un cobarde y mucho menos un traidor. Cada cual que examine su conciencia con lo ocurrido en el P.P. y sobre todo algunos que examinen su  currículo.

Siento pena por algunos y siento vergüenza por otros. Vergüenza  de haber defendido políticamente siempre, a capa y espada, a gente que no merecía la pena. Y lo digo con tristeza, porque los he defendido siempre como quien defiende a un hermano o a un hijo.

Es imperdonable que algunos seáis incapaces de asumir con orgullo la gestión del P.P., nuestra gestión, y ataquéis, además de a mí, a Rafa Sanus, que ya no es concejal, y además ha sido la  pieza clave para que el Ayuntamiento de Alcoy sea hoy uno de los más sanos de España, dentro de las grandes dificultades que atraviesan muchos ayuntamientos.

¡Hay que ser cobardes! ¿Sabéis quien era el concejal responsable de La Rosaleda?, pues fue ni más ni menos que  Rafa Miró. ¿Sabéis quien era el Alcalde en aquellos momentos?, pues era mi buen amigo y mejor Alcalde Miguel Peralta. Yo era, en aquel entonces, el concejal de Fiestas y Personal. Pero ¿sabéis que? Que yo no soy un cobarde, y por tanto defenderé siempre, aunque no se lo merezca, la gestión de Rafa Miró en el tema de La Rosaleda. Ésa y todas. Yo me siento orgulloso de haber, incluso, presionado mucho a mi Alcalde, en aquel momento, Miguel Peralta, para que La Rosaleda se construyese cuanto antes porque era muy necesaria. Y por tanto la gestión de La Rosaleda no es ni de Rafa Miró, ni de Miguel Peralta… “la asumo y la abandero como mía” y yo la defenderé con orgullo y con la cabeza muy alta. Porque lo hicimos desde el convencimiento que era, como en realidad ha sido desde el principio, un proyecto muy necesario para Alcoy y para el comercio del Ensanche.

Yo he tenido la suerte de aprender, trabajar codo con codo  y apoyar a uno de los mejores Alcaldes de la historia de Alcoy, Miguel Peralta, que es la persona a la que le debéislo que ha llegado a ser el P.P. en Alcoy. Sin Miguel Peralta ninguno de vosotros hubiera sido nada (una banda), y yo me siento orgulloso de su gestión y de la de todos los miembros de mis gobiernos (de los cobardes también). Cobardes por renegar de vuestro pasado, por renegar de una magnífica y prolífica gestión en la que, unos más que otros, con aciertos y errores nos hemos dejado el alma, la piel, y hemos robado miles de horas a nuestras familias trabajando noche y día por Alcoy.

No puedo evitarlo. Me dais pena. Pero no olvidéis que hemos hecho teatros, bibliotecas, muchas mejoras en instalaciones deportivas, e Infinidad de colegios, puentes, centros de mayores, relanzamiento del turismo, e infinidad de proyectos que han cambiado Alcoy. Sólo en educación, y especialmente gracias a la magnífica gestión de Lucía Granados, y que recuerde a bote pronto, hemos hecho la Escuela de Idiomas, el Miguel Hernández, la ampliación del Romeral y Cotes, el Instituto de F.P. Batoy (el más grande de la provincia), decenas y decenas de actuaciones urbanas, educativas y sociales y el proyecto de mi corazón el “Tomás Llácer”. Sólo por esos niños del Tomás Llácer ya valen la pena todos los sufrimientos, críticas y sinrazones que acarrea la política, sus miserias y sus traiciones.

Siempre he hecho las cosas desde el corazón y desde la lealtad con mi ciudad y con mi gente. Es mi forma de ser. Es quizá también mi talón de Aquiles. Gestionar una ciudad es siempre muy complicado, pero gestionar una ciudad de izquierdas, como Alcoy, es doblemente complicado por aquello de “la doble vara de medir”. Hoy, y me duele confesarlo, siento una profunda tristeza por quienes un día tomaron y asumieron una senda política que conduce inexorablemente a un pozo repleto de egos y de miserias personales. Cuando a un grupo  en política tan sólo le unen intereses personales, la confianza se convierte en puro cartón piedra, y el “como está lo mío” en el denominador común. Hoy, visto lo visto, algunos han olvidado sus principios en el “baúl de la Piquer”.

Javier, Rosa, Eugenia… ¡Qué pena! Esta carta no va por vosotros… Y lo sabéis. No podría… os aprecio demasiado, y además sé que, pese a todo lo que ha ocurrido, vosotros no sois cobardes. Pero tened cuidado estáis en una jungla entre cobardes. Sufriré el día que el hastío y la mediocridad se hagan tan insoportables que os cueste subir las escaleras para entrar en “el zulo” cada mañana. Lo sé… Mario Santacreu, Rafa Sanús, Lucia Granados y yo  hemos pasado por ese calvario. Me niego a pensar que vosotros sois como ellos. Ellos son unos cobardes, siempre lo han sido, y vosotros lo sabéis mejor que yo. Os deseo lo mejor a los tres. Siempre me he sentido orgulloso de vosotros, de vuestro trabajo, de nuestros buenos ratos y de nuestros malos ratos,  y se que sois buena gente, como lo es Lucia Granados; lo único que hoy la diferencia de vosotros  es que Lucía ha dicho “basta” a los que nunca tienen “basta” porque son, simplemente, insaciables animales políticos, y ninguno de vosotros lo es. Si después de esta carta alguien os obliga a hacer declaraciones contra mí, no os preocupéis, yo sé de qué va esto, y lo entenderé. Entiendo hasta cuando algún periodista les echa una mano, sabiendo como son.

Javi, Rosita, Eugin… la vida son cuatro días mal contados; la política efímera y en ocasiones rastrera y con demasiados trepas y estómagos agradecidos revoloteando, y vosotros no sois así. Cada día que pasa, y pese a todo, os sigo recordando, añorando y respetando. Pase lo que pase.





Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *