Foradia elgrat

Un gran puente, un mejor amigo

per Jordi Sedano

jordi sedanoHace unos años, siendo todavía alcalde, y ya con el proyecto definitivo del actual “Puente Francisco Aura” un servidor y  la hija de un amigo miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Vecinos del Viaducto, tras una reunión en la sede vecinal, hicimos una apuesta personal. Dicha apuesta consistió en que si algún día se hacía el puente, que el día de la inauguración (ella creía que el puente nunca se construiría), yo me cortaría el pelo “al cero” (fuese o no alcalde en ese día), y ella, se lo cortaría “al uno”.Y así lo acordamos los dos, con apretón de manos incluido.  Pero casi inmediatamente yo pensé que era demasiado duro por mi parte exigir que una joven apuesta, guapa y decidida se cortara el pelo al uno por perder su apuesta (prácticamente seguro) y por eso le dije… bueno… si gano yo pues tú… te lo cortas “al tres” y yo me lo cortaré “al uno”. Llámenlo debilidad machista, discriminación capilar sexista o como quieran, pero así más o menos creo recordar que quedó la cosa.

Pese a aquella “promesa capilar incumplida” bilateralmente hasta hoy, lo único cierto es que, mientras tanto, el puente va  por la tercera inauguración y devora más coches a diario que guerreros tenía en sus tripas el mismísimo Caballo de Troya. Y yo mientras tanto “con estos pelos” y esperando su llamada…

 Lo cierto es que sé que juego con ventaja respecto a ella en la apuesta, pues para mí sería fácil raparme a lo“Juanfran Rozalén”  o   al estilo “Mario Pons” que  los dos “molan mogollón” y además los dos también usan gorra cuando el mercurio rasca… y yo me podría comprar una y punto.

Pero a lo que vamos. El puente “Francisco Aura”, al margen de nuestra apuesta incumplida, hoy es ya parte integrada del paisaje alcoyano, y se ha inaugurado ya en tres ocasiones: la primera fue shakesperiana (por calificarla de algún modo), la segunda fue desenfadada y en clave de humor alcoyano, y la tercera, gracias a  Dios, (a la tercera siempre va la vencida), la tercera se ha hecho con dignidad, y lo más importante, con calor humano, como tocaba, con cientos de alcoyanos acompañando a Paco Aura y a los familiares de quienes fueron víctimas del horror del holocausto, es decir los veintidós alcoyanos que fueron deportados a los campos de exterminio y a cuya memoria se dedica este puente. Por todos ellos, y porque las familias lo merecían, esta “reinauguración” era muy justa y necesaria.

Pero hoy, además de hablar del puente Francisco Aura, quisiera dar también gracias a la vida por haber tenido la suerte, hace ya más de tres décadas, de conocer  personalmente a Paco Aura. A principio de los ochenta, su hijo Javi Aura y yo jugábamos juntos a fútbol en el Bañeres y allí iniciamos una entrañable y sana amistad que continúa y continuará por siempre. Ambos llevan la bonhomía en los genes.

Desde  entonces y desde el anonimato, pues muy pocas personas conocían por aquel entonces las vicisitudes de su durísima e intensa vida de juventud, Paco Aura  ha sido para mí una persona muy especial: un referente, un hombre ejemplar, humilde, trabajador, autodidacta y dueño y señor de una inteligencia innata que brota de un corazón fuerte, con sólidos principios y forjado a fuego lento a través de años de experiencias extremas. Paco Aura ha sido, y continúa siendo, un magnífico, amable y afable conversador; un ser humano dotado de una exquisita sensibilidad. No hay jamás ni un leve atisbo de odio ni resquemor en su mirada. No existe el revanchismo en sus palabras. Paco Aura habla pausado y siempre desde la emoción y desde el corazón.  

paco aura sedano

Francisco Aura y su familia./LESMUNTANYES.COM

Hoy me alegro, profundamente, como alcoyano y como amigo de la familia Aura, que una infraestructura, en este caso un puente, que siempre ha sido un símbolo y un nexo de unión y que en este caso, además, acerca y hermana a dos barrios, otrora físicament

e distantes, lleve el nombre de Francisco Aura. El nombre de un gran hombre y mejor persona. Paco Aura representa y encarna hoy el alma viva y el testimonio de los veintidós alcoyanos y las familias que sufrieron el drama del holocausto nazi, una de las mayores aberraciones de la historia de la humanidad. Como nos recuerda siempre el amigo Paco Aura: “aquella atrocidad es una durísima lección que todos debemos aprender para que jamás se vuelva a repetir”

Font: Jordi Sedano


2 Responses to Un gran puente, un mejor amigo

  1. bIANCA 5 de Setembre de 2014 en 12:34

    Hola, jo conec a la neta del sr. Fancisco Aura. Es diu Sanda!!!!!!1

    Respon
  2. MIKEL 26 d'Agost de 2015 en 13:45

    MACHOTE, que problema tienes en cumplir tu promesa, apuesta……………; rápate al cero, al uno a…….., das la impresión de tierno, así debió calarte el de CÍVICA.

    Respon

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *