lasarga ajualcoitel

La influencia del cine en la ideología de la gente: El Rey León

per Mauro Urios

reyleonEl cine, como toda estructura cultural, también sirve a la clase dominante y es otro instrumento para configurar la percepción del mundo que tiene la sociedad. El cine infantil de Disney no es menos cómplice y tampoco es inocente. En la película El Rey León se aprecian claramente los matices ideológicos que van moldeando sutilmente la percepción de la realidad en los niños.

En la película, el protagonista es el león Mufasa, que es el bueno, y que casualmente también es el Rey. Al principio de la película, en una escena se ve como se abren los cielos y un rayo de sol ilumina su figura, como una unción divina, y cómo todos los animales de la sabana van a rendirle pleitesía. Tú te dices a ti mismo “¿pero para qué van?, si después se los va a comer…” No es poco absurdo que las víctimas vayan a homenajear al verdugo.

Mufasa es rey por naturaleza, por decisión divina, recordando demasiado al providencialismo de los reyes absolutistas de la Edad Media, que eran reyes por la gracia de Dios. El Rey es el bueno y se le nota hasta en la cara que es bueno, con rasgos amables, colores claros… Es buenachón, incluso un poco tonto.

En cambio Scar es el león malo, el disidente. Es de otras tierras, y casualmente su nombre significa soldado en árabe. (Los soldados árabes que luchan contra el imperialismo son terroristas, lo dice la tele). El malo es el que no se somete al mandato del Rey, el anti sistema. Un poco más feo, con rasgos abruptos, malvados y colores oscuros. No es casualidad su enorme parecido al líder de la Revolución Iraní, el ayatollah Jomeini, enemigo número uno de Estados Unidos tras la caída de la URSS. No es casual tampoco que en la escena donde se proclama como el líder de la oposición, aparezca detrás la media luna, símbolo inconfundible del Islam.

Sus aliados son las hienas. Quiénes podían ser los militantes de la izquierda sino las hienas, que por alguna extraña razón no hablan igual que el resto: tienen acento afroamericano en la versión española y en la americana tienen el acento de los “espaldas mojadas” mejicanos. Podrían ser del Norte con marcado acento de Oxford, ¿no? Pues no, son “negros”. ¿Y cómo son los amigos del león bueno? Buenos, básicamente tontos, felices. Y transmiten ese mensaje de que la vida puede ser maravillosa, que hay que vivir sin preocupaciones, para ser feliz hay que pasar de todo, no preocuparse por nada.

Los espectadores, en este caso los niños, interiorizan ese mensaje de que los que luchan contra el poder establecido son los malos, los enemigos del bien, y que los buenos son los que se someten al orden establecido. Y a su vez, interiorizan que el secreto de la felicidad es el “Hakuna Matata, vive y sé feliz”. Vivir sin preocupaciones, sin calentarse la cabeza, sin pensar demasiado.

Puede parecer una tontería, pero los cerebros niños son increíblemente moldeables, y todos estos símbolos no van acompañados de matices políticos explícitos (no los entenderían), pero sí van acompañados de emociones, de sensaciones positivas y negativas. Y cuando en medio de un momento de tensión ven al malo, experimentan inconscientemente una sensación de terror, y de odio. Y si el malo que les produce esa sensación de rechazo se parece a un árabe y sus aliados hablan como los inmigrantes…

mauro urios

Mauro Urios./

No es de extrañar siendo que Hollywood es propiedad de grandes productoras multinacionales, que forman parte de la oligarquía. Necesitan valerse de estas armas como el arte y la cultura para despistar y engañar a la población, y así justificar sus acciones para mantenerse en el poder. Y es que, como dice Noam Chomsky, “el imperialismo no podría realizar sus invasiones militares sin controlar el pensamiento de la población mundial”.

(Basado en un análisis de Juan Carlos Monedero sobre El Rey León)

 

Font: Mauro Urios Ferrando


Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *