Foradia

Lo que se avecina

per Luís Domingo Millán

luis domingo millan

Luís Domingo Millán./

Si hay algún tópico que más me molesta es, sin duda, el de “cualquier tiempo pasado, es mejor”. Sinceramente, es preferible la incertidumbre como bálsamo de lo malo por conocer que lo bueno conocido. Y es que vivimos en un mundo de auto-complaciencia donde la  falta de rigor y la auto-crítica nos hace caer en brazos del primer perverso que venga.

Este año 2015 estará rodeado de cierto temor por conocer su porvenir, sobre todo, el político, ya se sabe, se avecinan elecciones de todo tipo: municipales, autonómicas y generales, y no augura nada bueno según los comecocos de turno. Para estos aguadores del presente futuro hay que estar preparados en estos tiempos tan maleados con los políticos corruptos de turno donde, como siempre, las víctimas de estos atropellos son los ciudadanos más débiles, desfavorecidos e indefensos. Frente a los temores y castigos, hay que plantarse en firme y actuar para acabar con esas alimañas que han hundido y expoliado el país en sus autonomías y comarcas.

Si algo es simbólico y representativo de todos nuestros males actuales serían los cuatro jinetes de la apocalípsis, a saber, el paro, el robo de los ahorros, el tijeretazo sanitario y educativo y los deshaucios de viviendas; todo lo demás serían minucias. Por eso, hay que imponer el castigo de no votarlos en las hurnas como causantes de esta barbarie sin importarles un bledo nuestras necesidades sociales.  Aquí, los únicos cocodemonios que vendrán serán si vuelves a votar a los mismos de siempre que se han forrado a costa de tu silencio.

Son necesarios para este siglo XXI cambios políticos y generacionales para acabar, de una vez y por todas, con la mangancia que nos está castigando durante estos treinta años. Además, hay que tomar conciencia que lo de ayer no sirve para el mañana como aliciente en nuestras vidas evitando, así, caer en los errores del pasado y cambiar todo aquello que nos castiga sin comerlo ni beberlo.

Font: Luís Domingo Millán./





Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *