Foradia

Ahora contamino, ahora no.

per Francisco Javier Davia

francisco javier davia

Francisco Javier Davia./

Muy Buenas Sr. Alberola, a estas alturas del cuento, los alcoyanos nos hemos dado cuenta de cuál es su real interés y el de los políticos que lo apoyan y promueven al PP. Y el de alguno que se ha cambiado la camisa y se ha marchado a Ciudadanos sin explicarnos los sobrecostes del Calderón. También sabemos de la manipulación de los medios de comunicación locales y la pleitesía que le rinden en la Generalitat.

Con todos estos ingredientes y aliños permítame que le llame generosamente “cacique”. Me recuerda escenarios en el mayor esplendor del dictador Franco. Una vez definida su personalidad, sin ánimo de faltarle al respeto, permítame que dude de sus intenciones de realmente trasladar su empresa a ningún sitio sino a Sevilla, donde lo tiene usted todo previsto.

El pelotazo urbanístico es de tal calibre que se recalificarían los terrenos de la Zona Norte donde tiene ubicada actualmente su empresa. Muy buen pelotazo, y después recalificamos Alcoinova, y ya haré yo allí lo que me de la gana.

Pues bien, dese usted prisa que vienen los rojos apretando fuerte y donde espero que este tipo e corruptelas se acaben. Os invito, lectores, a una reflexión: ¿ Podríamos llamar prevaricación al hecho de que el político que está encargado de velar por el parque de la Fuente Roja se postule a favor de un proyecto empresarial, contemplado por “Red Natura 2000” de ilegal, dentro del parque, ocultando los informes de los órganos competentes, y advirtiendo el peligro que supone esta cacicada?

Si hubiese una contaminación, ¿quién sería el responsable? ¿iría a la cárcel? ¿pagaría con su patrimonio? Con la soltura y ligereza con la que se está tratando este tema,  me parece a mí que no. ¡Si están los polígonos industriales vacíos! ¿Cuándo hagan Alcoinova se convertirá Alcoy en Las Vegas y los empresarios se volverán locos por venir?

Sr. Alberola, si su alcoyanía pasa por todo esto, por mí se puede marchar a Sevilla y no vuelva.

Font: Francisco Javier Davia./





Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *